viernes, 13 de octubre de 2017

Muere en Tenares el legendario bachatero Bolívar Peralta

Muere el legendario bachatero Bolívar Peralta
“El caballo blanco”, una de las bachatas raíces del país, se quedó sin dueño. Su autor, el legendario cantante y compositor dominicano Bolívar Peralta, murió la madrugada de este viernes en su casa de Tenares, Salcedo. Tenía 69 años.“Mi papá murió como a la una de la madrugada de este viernes luego de presentar un fuerte dolor en la vesícula”, confirmó a LISTÍN DIARIO su hijo Miguel, el mayor de sus tres
hijos.Bolívar Peralta fue uno de los pioneros de la bachata junto a José Manuel Calderón, Luis Segura y otros intérpretes que en los años 60 del siglo XX impulsaron un movimiento del que hoy cuenta con variantes renovadas en representantes como Anthony Santos, Luis Vargas, Juan Luis Guerra o Romeo Santos. Él perteneció a esa generación que sufrió los embates por ser "voz cantante" de un género que era rechazado por parte de la sociedad que lo menospreciaba por sus orígenes, contenido lírico-musical y por el público con el que se identificaba, sobre todo porque se escuchaba en los denominados "cabareces", lugares asociabos a la prostitución.
Contra viento y marea, el bachatero, que nació en Salcedo en 1948, construyó una modesta carrera en la que grabó 128 temas y fue autor de 125 de ellos, entre los que figuran “El Caballo blanco”, “Las olas nunca hablan”, “Dos amantes queridos”, “Me gusta esa hembra” y “La decencia no se estudia”, “Quiero verla otra vez” y “Este recuerdo de mí”.
(+)
ANTES DE RADIO GUARACHITA
Antes de que le mítica emisora de bachatas Radio Guarachita saliera al aire en 1964 ya Bolívar había grabado un tema, aunque, según su hijo, nunca se sintió con aires de grandeza ni con actitud de reclamos o exigencias "porque fue un hombre que no le gustaba la prepotencia".
Al momento de su muerte estaba activo en la música con presentaciones regulares en diferentes pueblos del país.
“Incluso mi papá tenía contratos hasta diciembre”, afirmó su hijo Miguel, quien calificó a su padre de “una persona extremadamente querida y el que lo conoció lo amó”.
A Bolívar, contó su vástago, no le gustaba viajar. "Mi papá prefería presentarse aquí en el país porque le gustaba comer en su casa". Incluso, hace dos o tres años hicieron una gira por varias ciudades de Estados Unidos y desde entonces no había querido volver porque se sentía más cómodo estar cerca de su hogar y su familia.
La comunidad donde vive, entre Tenares y Salcedo, lamentó su deceso y su familia quedó sorprendida porque, relató su hijo, durante todo el jueves se sentía bien sin mostrar ninguna señal de que se sentía mal.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario