lunes, 30 de octubre de 2017

La DEA busca confiscar en RD propiedades millonarias de narcos dominicanos que operan en Lawrence, New Hampshire, Main Vermont y Lowel

La DEA está buscando con las autoridades dominicanas, la confiscación de docenas de propiedades millonarias, que han sido compradas por narcotraficantes dominicanos que operan en Nueva
Inglaterra, dijo el agente especial de la agencia federal Michael Ferguson, a cargo de las operaciones en Boston, en una entrevista que publica el viernes el Washington Post “Las ganancias de Lawrence generalmente se desvían a la República Dominicana”, añadió Ferguson, en una entrevista con el diario Washington Post, publicada el viernes.
Explicó que los federales están trabajando con las autoridades dominicanas para confiscar propiedades que se han obtenido con dinero del narcotráfico que opera en estados de Nueva Inglaterra y en su mayoría, operan desde Lawrence.
En datos corroborados por la DEA y departamentos de policías locales, las autoridades en varios estados de Nueva Inglaterra (Massachusetts, New Hampshire, Main, Vermont y otros), dicen que los narcos dominicanos mantienen el control del tráfico de heroína y fentanilo, negocio que han convertido en una epidemia de consumo, causando las muertes de cientos de adictos por sobredosis de la mezcla letal.
Números extra oficiales aseguran que en esa zona, están muriendo más adictos a la heroína, que los muertos en guerras recientes como las de Irak y Afganistán.
Los federales y la policía de Nashua, aseguran que la heroína y el fentanilo que se mueven en Nueva Inglaterra, se canalizan desde Lawrence, y los narcotraficantes tienen vínculos directos con la República Dominicana.
La semana pasada, la DEA dio  a conocer un reporte en el que afirma que los narcos dominicanos controlan también el mercado en el Noreste de Estados Unidos. En mayo, la DEA y policías locales realizaron varias redadas, en las que cayeron 34 narcotraficantes, casi todos dominicanos o de origen dominicano y uno  de ellos es  Juan Aníbal Patrone, quien tiene también la nacionalidad italiana.
Lawrence, una antigua ciudad industrial tiene ahora lo que los funcionarios llaman "operaciones de molienda", y se no fabrican textiles como se hacía hace muchas décadas. 
Una operación de fresado (corte del material que se mecaniza con una herramienta rotativa de varios filos, que se llaman dientes, labios o plaquitas de metal duro, que ejecuta movimientos en casi cualquier dirección de los tres ejes posibles en los que se puede desplazar la mesa donde va fijada la pieza que se mecaniza), y el de las drogas suele hacerse un apartamento de alquiler con hasta 30 mezcladores. 
Los mezcladores se usan para ligar fentanilo con rellenos inertes o tal vez heroína, cocaína o metanfetamina.
El fentanilo a menudo se distribuye de manera desigual en bolsas cuando se vende. Eso puede explicar por qué algunas personas mueren por sobredosis mientras otras sobreviven. 
Washington Post, que envió reporteros al área, dice que en Lawrence, las transacciones de drogas generalmente ocurren cerca de una de las autopistas. Dos conductores se encontrarán en una calle secundaria de poco tránsito, cuando la gente está en el trabajo, en la escuela o en el interior de sus viviendas. 
Los autos se enfrentan a direcciones opuestas, y los conductores hacen la transacción de la mano, de ventana a ventana. Un paquete de 10 gramos de heroína o fentanilo se llama "dedo". El intercambio termina en 30 segundos o menos. 
Algunas veces el distribuidor estará a pie.
"Por lo general, cuadran el bloque, y toman cuatro izquierdas y el cliente lo regresa al lugar donde comenzó", le dijo al periódico David Moynihan, un detective de narcóticos de la policía de Lawrence de 48 años. 
Los traficantes de drogas usan vehículos alquilados registrados a nombre de  negocios ficticios. Los sospechosos detenidos suelen tener múltiples identidades, y la policía lamenta no saber a quién han encerrado. 
"Ahora estoy en la tercera generación de gente que los arresta", dice Moynihan. "He arrestado al abuelo, el padre, y acabo de arrestar al hijo por vender drogas".
En los últimos años, los proveedores de drogas han esencialmente delegado en los adictos para que sean los distribuidores de drogas 
Los adictos viajan a Lawrence desde distintos puntos de Nueva Inglaterra, para obtener las drogas y llevar algo extra a sus comunidades de origen, asumiendo todos los riesgos. 
Brian Kenney, jefe de la unidad de narcóticos en Nashua, dice que la intensificación de la aplicación de la ley, habilitada por una mayor financiación, ha dado lugar a un cierto progreso en detener la epidemia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario