sábado, 4 de marzo de 2017

Tener un pasaporte de EE.UU. podría no ser tan buena idea

 Pasaportes más deseables del mundo no incluyen el de EEUU El pasaporte nos permite ser ciudadanos del mundo… pero algunos piensan que también debería sernos útil. Si uno es rico y viajado, aquel debería parecerse un poco a una tarjeta de crédito exclusiva
sólo por invitación: muchos beneficios, muchos extras, muchos puntos.
Esa es la opinión de Nomad Capitalist, firma que hace poco clasificó 199 países teniendo en cuenta su “valor de ciudadanía”. Además de opciones de viajes sin visa, este ranking utiliza un enfoque ponderado que toma en cuenta la cantidad de impuestos con que un país grava a los ciudadanos que viven en el exterior, además de la reputación general de la nación en el mundo, sus libertades cívicas e individuales, y la posibilidad de tener múltiples pasaportes en forma simultánea. Y no, Estados Unidos, no está ni siquiera entre los veinte primeros.
Encabeza la lista Suecia, seguida por un grupo de otros países de la Unión Europea. El pasaporte sueco permite viajar sin visa a 176 países o territorios, sólo uno menos que el líder mundial, Alemania. Es más, los expatriados suecos fácilmente pueden “escapar a los altos impuestos de Suecia e irse a vivir a otra parte donde haya impuestos más bajos sin grandes dolores de cabeza”, dice Andrew Henderson, experimentado viajero, empresario y bloguero que fundó Nomad.
“No hay muchas personas que tengan peleas con los suecos”, explicó Henderson en un video publicado el miércoles.
‘Ser ciudadano estadounidense no es tan bueno como se dice’
Nomad busca ayudar a los aventureros ricos a reducir su carga impositiva instalándose en el exterior, obtener permisos de residencia e invertir en otros países para “hacer crecer su patrimonio más rápido”. También aconseja a las personas obtener un segundo pasaporte siempre que sea posible.
Vistos a través de este prisma, los pasaportes británicos, alemanes y estadounidenses, en otra época considerados los “mejores”, se ubican por debajo de los de varios países europeos. (De los primeros 43 pasaportes de la lista de Nomad, 33 son europeos.) El denominador común de todos estos países es la ausencia de impuesto al ingreso para los ciudadanos vivan donde vivan. Estados Unidos, en cambio, grava los ingresos de los ciudadanos cualquiera sea el lugar donde los hayan obtenido.
“Un ciudadano estadounidense tiene que pagar impuestos por los ingresos obtenidos en cualquier lugar del mundo y acatar una serie de normas, y sus correos electrónicos pueden ser espiados. Ese pasaporte podría ser un poco menos valioso que uno europeo equivalente que no tenga algunas de esas restricciones”, dijo en el video Henderson, nacido en Cleveland y con varias casas en el extranjero.
En materia de libertades, Nomad tomó en cuenta el servicio militar obligatorio, la vigilancia del Estado, las leyes que rigen para los ciudadanos no residentes, la tasa de encarcelamiento, el Índice Mundial de Libertad de Prensa y el Índice de Libertad Económica. (Suecia el jueves reintrodujo el servicio militar obligatorio debido a la actividad militar rusa en el mar Báltico. De modo que la lista de 2018 podría tener un cambio en el primer puesto).
“Creemos que la libertad de expresión y de prensa es algo bueno, e imponer leyes a los ciudadanos no residentes en general es una mala idea”, escribió Nomad en su informe, haciendo referencia a la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero de Estados Unidos, una norma de amplio alcance, como ejemplo de una ley que rige para los ciudadanos no residentes. La ley contra el soborno abarca a las empresas extranjeras, a los ciudadanos estadounidenses ligados a sobornos extranjeros y a las firmas extranjeras con valores que cotizan en Estados Unidos.
“Ser ciudadano estadounidense no es tan bueno como se dice”, señaló Henderson. “Sinceramente, yo preferiría ser ciudadano de otro país con un pasaporte B+, sin todas esas restricciones, que ciudadano de los Estados Unidos con un pasaporte A, pero que viene con una gran carga”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario