lunes, 6 de febrero de 2017

Si está indocumentado en EU, piénsalo antes de hacerte un tatuaje

Si eres indocumentado, piénsalo antes de hacerte un tatuajeSe corren riesgos de sufrir castigos para regresar al país a la hora de solicitar el perdón provisional Marcos Melgar Cruz pasó días sin dormir, con los nervios de punta porque no sabía si los tatuajes que tiene por todo el cuerpo fueran a influir para que le negaran el perdón provisional en Ciudad Juárez, México.“Estaba todo nervioso. El doctor me examinó uno a uno cada tatuaje. Me preguntó a qué se
debían. A mí me preocupaba uno que tengo de la muerte”, dice.Melgar Cruz tiene 10 tatuajes. Muchos de ellos con el nombre de sus hijos, pero también algunos otros que no tienen relación con su familia y que atrajeron la atención de los agentes de Migración. A través de los tatuajes, ellos detectan si el solicitante del perdón tiene nexos con la actividad criminal, indican los abogados.
02/02/17/ LOS ANGELES/Marcos Melgar Cruz, with his wife Lorena and children, Isabella, 4, Anthony, 2, and Emanuel, 3 weeks old, discusses his immigration status during their visit to their attorneys office, Alex Galvez. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)Yo la verdad no le recomendaría a nadie que esté indocumentado hacerse tatuajes hasta después de que arregle su residencia porque en Ciudad Juarez, si al oficial de migración se le hace sospechoso, te niegan el perdón y ya no te dejan regresar al país”, observa.
Melgar Cruz tiene 24 años. Trabaja dos empleos como cocinero. Está casado y es padre de tres menores: Isabella de 4 años, Anthony de 2 años y Emanuel de tres semanas de nacido.

Perdón provisional

Fue a través del matrimonio con Lorena, la madre de sus hijos y una ciudadana estadounidense, que solicitó la residencia legal en los Estados Unidos.
Pero para que se la otorgaran, necesitaban obtener el perdón provisional por haber entrado de manera indocumentada al país a los 14 años cuando su familia lo trajo de Oaxaca a Los Ángeles. “Me cruzaron por la frontera en la cajuela de un carro”, recuerda.Aparentemente no tendría ningún problema para lograrlo ya que no tiene historial criminal, y nunca ha sido arrestado. “Solo una vez me multaron por manejar sin licencia”, menciona.
Pero cuando le confesó a su abogado de migración, Alex Gálvez, que tenía varios tatuajes, le entró la preocupación.


02/02/17/ LOS ANGELES/Marcos Melgar Cruz, with his wife Lorena and children, Isabella, 4, Anthony, 2, and Emanuel, 3 weeks old, discusses his immigration status during their visit to their attorneys office, Alex Galvez. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)
La familia de Marcos Melgar Cruz quedó muy agradecida con el abogado en migración Alex Gálvez. (Foto: Aurelia Ventura/La Opinión)

“Lo que sucede es que los agentes de Migración en Ciudad Juárez asocian algunos tatuajes con pandillas, el crimen y el narcotráfico”, explica el abogado Gálvez.
“Aún cuando se borren los tatuajes, muchas veces los pasan a un cuarto oscuro con luces ultravioletas que los detecta, y si el agente piensa que ese tatuaje tiene relación con cholos, pandillas o narcos, les niegan el perdón”, amplía el litigante.
Precisa que su deber como abogado, y el de todo abogado de migración, es hablar al cliente del riesgo que existe de un castigo para no regresar a Estados Unidos. “Muchos abogados por no perder negocio, no les hablan de esa posibilidad a causa de los tatuajes”, sostiene.
A Gálvez le preocupaba uno de los tatuajes de Melgar. “Hace cuatro, cinco años me hice un tatuaje de una calavera. Nomás porque me gusta”, comenta el muchacho.


02/02/17/ LOS ANGELES/Marcos Melgar Cruz, with his wife Lorena and children, Isabella, 4, Anthony, 2, and Emanuel, 3 weeks old, discusses his immigration status during their visit to their attorneys office, Alex Galvez. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)
Marcos Melgar Cruz nunca imaginó que los tatuajes fueran a causarle tanta preocupación a la hora de solicitar su residencia permanente. (Foto: Aurelia Ventura/La Opinión)

Cita migratoria en Ciudad Juárez

Advertido del peligro que corría con sus tatuajes, Melgar decidió acudir a la cita que tenía en Ciudad Juárez el 2 de enero.
“La pensé mucho. No podía dormir. Decía, si me castigan, me van a separar de mis hijos. Mi esposa estaba a semanas de dar a luz a nuestro tercer hijo. Tenía mucho miedo. Yo soy el único que trabaja en la casa. Si no me dejaban regresar, mi esposa no tenía medios de ganarse la vida”, recuerda.
“Pero si no iba a la cita, siempre nos quedaríamos pensando y qué tal si se le hubieran dado el perdón”, dice su esposa Lorena.
El inmigrante mexicano se presentó a la cita en Ciudad Juárez haciendo su mejor esfuerzo por controlar sus temores. El médico de Migración le hizo preguntas por cada uno de los tatuajes.
“Al que yo le tenía más miedo, el tatuaje de la muerte no le hizo caso. Pero sí mostró mucha curiosidad por el tatuaje de un arete azteca y una estrella junto al nombre de mi esposa. Me preguntó dónde me los había hecho y cuánto me habían costado”, dice.
Con los resultados del reporte médico, otro oficial de Migración lo entrevistó de nuevo.
Él fue quien me dijo después de preguntarme si estaba nervioso, y que le respondiera que sí, que estaba aprobado. Me puse feliz y me fui al hotel de Juárez a avisarle a mi esposa. Para mi familia fue una gran noticia porque todos son indocumentados”, detalla.


02/02/17/ LOS ANGELES/Marcos Melgar Cruz, with his wife Lorena and children, Isabella, 4, Anthony, 2, and Emanuel, 3 weeks old, discusses his immigration status during their visit to their attorneys office, Alex Galvez. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)
Su residencia le permitirá estar con su esposa Lorena y sus tres hijos Anthony, Isabella y Emanuel. (Foto: Aurelia Ventura/La Opinión)

Gálvez dice que las autoridades de migración tienen un libro con el significado de los tatuajes en diferentes culturas.
“Es importante aclarar que los tatuajes solo importan para Migración cuando solicitas el perdón provisional en Ciudad Juárez, pero cuando pides la residencia dentro de Estados Unidos, no son tomados en cuenta”, indica.
El perdón se solicita basado en el sufrimiento extremo que la separación puede causar en la familia, en este caso de la esposa y sus hijos.
Melgar regresó a Los Ángeles con el sello de residente estadounidense en su pasaporte mexicano justo a tiempo para estar presente en el nacimiento de su tercer hijo el 12 de enero. A los días, le llegó su tarjeta de residencia.
“Mi recomendación es que si eres indocumentado, no te hagas tatuajes. Nunca sabes si se te presentará la posibilidad de arreglar al casarse con un ciudadano o ciudadana, y si solicitas el perdón, el no hacerte tatuajes, te quita un peso de encima”, recalca el nuevo residente.


02/02/17/ LOS ANGELES/Marcos Melgar Cruz, with his wife Lorena and children, Isabella, 4, Anthony, 2, and Emanuel, 3 weeks old, discusses his immigration status during their visit to their attorneys office, Alex Galvez. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)
El niño Anthony Melgar, de 2 años, muestra la tarjeta de residencia de su padre. (Foto: Aurelia Ventura/La Opinión)

El abogado Gálvez recomienda a los inmigrantes que van a Ciudad Juárez a buscar un perdón provisional que no se les olvide que el médico que los entrevista y revisa los tatuajes es un agente de Migración.
“Normalmente al médico le decimos todo. Con los médicos de Migración hay que tener cuidado porque con tan solo comentarle que una vez fumaste o probaste tal droga, te pueden dar un castigo de por vida para no regresar a Estados Unidos. Es mejor tener mucho cuidado con lo que hablas. Asesórate con un abogado”, enfatiza.
Agrega que aunque la historia de Melgar tuvo un final feliz, no siempre sucede así cuando se tienen tatuajes. “La verdad es el primer caso de una persona con tatuajes que conozco que lo han perdonado”, asegura.
Melgar podrá solicitar la ciudadanía en base al matrimonio con su esposa ciudadana en tres años, revela Gálvez.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario