domingo, 12 de febrero de 2017

10 síntomas que pasan desapercibidos pero que pueden indicar un problema de salud

Roncar, piel áspera o ir demasiado al baño son señales que pueden esconder una enfermedad más  importante. Hombre
precavido vale por dos En ocasiones notas síntomas extraños nuevos en tu cuerpo pero no les das la mayor importancia. De pronto, has comenzado a hacer cosas inusuales como ir más al servicio o has empezado a escribir de forma diferente. Piensas que es cosa de la edad, de dormir mal o del cambio climático. Pues bien, sin ánimo de alarmarte, hemos de decirte que detrás de todo aquello que tu percibes como normal se puede esconder una enfermedad grave.
Ojo, no es matemático. Que tengas uno de estos síntomas no quiere decir que vaya ligado a una enfermedad. No obstante, nunca está de más estar alerta por lo que pudiera pasar y, como bien sabes, una detección a tiempo es muy importante cuando se trata de dolencias importantes.
A continuación tienes una serie de señales que pasan desapercibidas y que podrían estar relacionadas con una enfermedad grave.

1) Escribes más fuerte

Cualquier cambio que percibas en la forma de escribir es susceptible de estar relacionado con la enfermedad de Parkinson. Si notas temblores y/o que escribes más pequeño y más fuerte, puede ser una señal sigilosa de que tu cuerpo está luchando por hacer frente a la dolencia. La disfunción sexual, en la mayoría de los casos, tiene que ver con problemas arteriales que pueden derivar en importantes enfermedades cardíacas 

2) Sientes tu piel diferente

La piel seca y con comezón es uno de los problemas dérmicos más comunes. Si de pronto tu dermis sufre un cambio repentino (está más áspera, gruesa o escamosa), has de informar a tu médico, pues puede indicar presión alta o problemas en los riñones, recoge 'Prevention'.
Si una mancha o lunar se hace irregular, crece, cambia de color y duele o pica, puede que se esté convirtiendo en un melanoma. Otros signos que pueden indicarnos que sufrimos la enfermedad son un oscurecimiento anormal de ésta (hiperpigmentación), una coloración amarillenta de la piel y de los ojos (ictericia), un enrojecimiento (eritema), picazones (prurito) o un crecimiento excesivo de vello.

3) Tienes disfunción eréctil

Existe la creencia de que la disfunción sexual se desarrolla como consecuencia de un problema de los órganos reproductivos o de su propio cerebro, atendiendo a situación mentales de estrés y angustia. Puede ser, pero lo cierto es que en la mayoría de los casos tienen más que ver con problemas arteriales que pueden derivar en importantes enfermedades cardíacas. En el caso concreto de los hombres, lo que ocurre es que al no correr la suficiente sangre por la zona interesada o no hacerlo de una forma fluida y constante, las posibilidades de conseguir o mantener una erección se vienen, literalmente, abajo.

Por su parte, la disminución de la libido de las mujeres suele ser más marcada una vez llegada la menopausia, periodo en el que “aumentan rápidamente” determinados síntomas relacionados con enfermedades del corazón. “Si bien la menopausia no causa enfermedades cardiovasculares, ciertos riesgos de salud del corazón –como los cambios en los niveles de presión arterial y del colesterol 'malo'– comienzan a desarrollarse durante este periodo”, señala el doctor.

3) Te huele el aliento a fruta

Si últimamente te huele al aliento a frutas, es posible que sufras diabetes. Los expertos atribuyen este hecho al esfuerzo que hace el cuerpo en quemar el exceso de azúcar del torrente sanguíneo.

4) No haces bien las cuentas

Si las matemáticas siempre han sido lo tuyo y últimamente te cuesta acertar con las cuentas, puede ser una señal de advertencia de que sufras alzhéimer o demencia senil. Si de pronto tu dermis sufre un cambio repentino (está más áspera, gruesa o escamosa), puede indicar presión alta o problemas en los riñones 

5) Tienes manchas blancas en la lengua

Si en los últimos meses has descubierto que tienes manchas blancas en la boca, puede ser un signo de leucoplaquia, que es un área precancerosa que aparece en zonas donde la irritación es frecuente. A menudo, es causada por el hábito de fumar, más aún si se hace en pipa o mascando. Si no se trata, la leucoplaquia puede convertirse en cáncer de boca.

6) Roncas

Los ronquidos pueden ser una señal de que padecemos una enfermedad cardíaca. También, en muchas ocasiones, surgen como consecuencia de la apnea del sueño –períodos de tiempo durante el sueño en los que se deja de respirar–, enfermedad que está asociada con importantes cambios fisiológicos que aumentan el riesgo tanto de sufrir un ataque cardíaco como un accidente cerebrovascular. No solo eso, los ronquidos pueden ser un signo de que se padece una fibrilación auricular, un ritmo cardíaco irregular que afecta directamente a la circulación sanguínea.

No te quejes por los ruidos, y, sugiere a quien escuches padecerlos que visite a un especialista. Cuidarás de su salud cardiovascular y de la tuya mental.

5) Te cuesta subir escaleras o andar

Si últimamente te cuesta mucho subir las escaleras, ir al metro o cargar con bolsas, deberás ir al médico, ya que puede indicar una enfermedad cardiovascular.

6) Sufres indigestión o dificultad para tragar

Por lo general, la indigestión o dificultad no es indicativa de que se sufre un cáncer, pero si es persistente podría ser un signo de cáncer de esófago, de estómago o de faringe (garganta).

7) Te mareas cuando te pones de pie

Levantarse demasiado deprisa, esforzarse en exceso o simplemente no comer ni beber lo suficiente nos puede hacer sentir mareados o aturdidos, pero si se repite con frecuencia hay que estar atento, pues puede indicar anemia, problemas de oído o de corazón. Los ronquidos pueden ser una señal de que padecemos una enfermedad cardíaca o como consecuencia de la apnea del sueño 

8) Tienes los pies y piernas hinchados

Las molestias en piernas y pies cansados e hinchados pueden deberse a múltiples razones: desde el sedentarismo, hasta la retención de líquidos, que llevemos ropa demasiado ajustada o que estemos en verano y haga un calor insoportable.
Sin embargo, también pueden ser una señal de que padecemos una insuficiencia cardíaca congestiva si sus molestias son permanentes y se acompañan de problemas respiratorios. Este síntoma es particularmente notable en aquellas personas que además tengan una inusual falta de aire al realizar alguna actividad física o cuando intentan conciliar el sueño.

9) Vas mucho al baño

La mayoría de nosotros vemos fluctuaciones diarias en el color, la consistencia y la frecuencia de nuestros excrementos y orina. Pero si en las últimas semanas estás orinando todo el tiempo, podría ser una señal de diabetes, una infección, problemas de próstata e incluso de cáncer de intestino. En cuanto a la materia fecal, si esta es de color verde ocuro o muy líquida, si su textura es líquida o huele a azufre, visita al médico.


10) Tienes tos persistente o ronquera

Una tos persistente puede que sea un signo de cáncer de pulmón, mientras que la ronquera puede ser un signo de cáncer de laringe (caja sonora) o de la glándula tiroides.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario