lunes, 21 de noviembre de 2016

Barberos dominicanas imponen su estilo en ARGENTINA

ARGENTINA: Barberías dominicanas imponen su estiloARGENTINA.- Las peluquerías de los barrios populares y tops de Santo Domingo, República Dominicana, tienen algo en común: la bachata y la salsa suenan al mismo volumen que en una discoteca. Ese estilo se
exportó al resto del mundo y, en los últimos años, llegó a Buenos Aires.“La plaza se abrió gracias a las modas de los futbolistas y los artistas de reggaetón. Ellos empezaron a usar los cortes que siempre nos caracterizaron a los dominicanos; es nuestro fuerte y vinimos a trabajar nuestro estilo”, dice Andrade “el Chamaquito” (26), que recibe a Clarín en su barbería de Palermo.Y mientras corta a la par de otros dos compañeros, recuerda que llegó al país hace más de cuatro años y abrió un local en Balvanera, que junto a Constitución, San Telmo, Abasto y Once.“Trabajábamos muchísimo pero sólo con gente de esos barrios. Entonces pensé: que podíamos probar nuestro estilo en otro sector; conquistar otro público. No dudé, me la jugué y aquí estamos, desde hace un año. Somos tres peluqueros y estoy por sumar uno más”, dice.
Andrade y sus compañeros comenzaron trabajando con la comunidad latina y luego conquistaron a los clientes locales.
“Somos los únicos tres negros de Palermo”, dice y se ríe Andrade.
“Pero le cortamos a todos los blancos: vienen empresarios, turistas, profesionales. Desde la vidriera ven los trabajos que hacemos y entran. Son clientes que vienen una vez por semana: necesitan estar prolijos para sus empleos. Muchos oficinistas hasta se hacen las manos acá, otra costumbre dominicana que están adoptando los argentinos”. 
Uno de sus socios, Richard Rodríguez, vivió y trabajó en peluquerías de San Pablo, Montevideo y Santo Domingo. “Eso es lo bueno de nuestro trabajo: podemos vivir en cualquier ciudad”, destaca Andrade.
Aquí adentro, en “Imperio Flow”, en plena zona de los restaurantes de Palermo Soho y a metros de Soler y Scalabrini Ortiz, las paredes son blancas y los bordes de los espejos tienen luces de colores, como las de los boliches.
Además de cortar el pelo, emprolijan las barbas y se ofrece servicio de manicuría. Suena reggaetón o salsa o bachata, convidan a los clientes con tragos.
Andrade se enorgullece: “El ambiente es bien caribeño. Hacemos que la gente la pase bien, que se ría; que venir sea un relax, una salida. Como en Dominicana”.
Fuente: Clarín 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario