lunes, 24 de octubre de 2016

Están celebrando la Navidad ahora por un precioso motivo

 Estamos a mediados de octubre, pero este vecindario ya está lleno de casas decoradas, hay regalos y árboles Todo por el conmovedor deseo de una mujer emferma de cáncer
La familia de una enferma de cáncer celebra la Navidad con dos meses de antelación por temor a no que no llegue
con vida a diciembre Michelle Fadel no entiende a las personas que no les gusta la

Navidad. Para ella, son las fechas más felices del año, en las que puede disfrutar de la alegría de sus familiares. Pero este año las fiestas no van a ser iguales. Michelle sabe que es muy probable que le queden menos de dos meses de vida.

La culpa de que no pueda llegar a diciembre la tiene un cáncer que le fue diagnosticado en 2010. Aunque ha luchado contra él con fiereza, los médicos no son optimistas: la enfermedad se ha expandido por todo su cuerpo, desde los huesos hasta los pulmones pasando por su cerebro Su estado es tan grave que los doctores le han recomendado abandonar la quimioterapia, porque no quieren que sus últimas semanas en este mundo las pase sufriendo los efectos secundarios de una medicina que no la puede curar.
Pero esta mujer de 56 años residente en Carolina del Norte (Estados Unidos) se resiste a pensar que no va a poder ver estas Navidades. Por eso ha pedido a su familia que adelanten el calendario y celebren ya la llegada del niño Jesús.




Tal y como asegura a ABC News, “Lo más probable, a no ser que Dios cambie de parecer, es que no pueda celebrar las Navidades, y me encantan esas fiestas. Me encanta ver a todo el mundo feliz, juntos y raramente hay alguien enfadado en Navidad. Me encanta estar con mis hijos, mis nietos y mi marido”.  
La familia de Michelle ha aceptado gustosa el desafío, y han decorado su casa exactamente igual que si fuera Navidad. Y no solo ellos. El resto de sus vecinos también han seguido sus pasos para intentar complacer el que puede que sea el último deseo de Michelle.
“Puede parecer un poco raro porque ni siquiera hemos celebrado Halloween pero espero que le haga feliz y que con ello sepa que todos estamos pensando en ella”, asegura un vecino llamado Tim Hawkins al mismo medio.




Actualmente hay 12 casas en el barrio de Michelle decoradas como si estuvieran en diciembre y no solo eso: los vecinos están comprando ya los regalos para poder ponerlos debajo de sus árboles.
“Es muy doloroso pensar que me voy a morir. Pero tengo una opción: o disfrutar de los días que me quedan o estar triste. Tengo muchos motivos por los que estar alegre. Sobre todo porque sé a dónde voy a ir: al cielo”, asegura una emocionada Michelle

No hay comentarios.:

Publicar un comentario