domingo, 7 de agosto de 2016

Peledeístas y aliados sin trabajo presionan por empleos en la administración pública

Los aliados presionan por cargos en la administración públicaSANTO DOMINGO .A medida que se aproxima la fecha de juramentación de Danilo Medina para un segundo mandato en la Presidencia de la República, aumenta la presión por cargos en la administración pública, exigencias que provienen del propio Partido de la Liberación Dominicana (PLD), el
llamado Sector Externo de las organizaciones que los apoyaron en los comicios del 16 de mayo pasado.
Medina prácticamente ha gobernado con los mismos personajes que heredó de la administración de Leonel Fernández, lo que se ha convertido en un acicate para los que presionan por cargos.
Muy pocos rostros nuevos han desfilado en los puestos públicos durante los últimos cuatro años, entre los que se destacan Gustavo Montalvo, el ministro de Obras Públicas; Gonzalo Castillo, José Ramón Peralta y Enrique Ramírez.
Ya salen las presiones de miembros del partido oficial en el sentido de que Medina incorpore a la administración estatal a figuras nuevas.
Por ahora, la cara visible de ese movimiento interno del PLD lo encabeza el senador por la provincia Peravia, Wilton Guerrero, quien instó al mandatario a “remenear la mata” de la administración pública para que caigan los “frutos podridos”, por considerar que hay funcionarios que no hacen el trabajo para el cual fueron designados.
“Si fuera yo, no solo remeneara la mata, sino que la mochara, porque pienso que hay muchos funcionarios que no están sirviendo en el país. Hay muchos mangos que hay que tumbarlos porque están podridos”, dijo el legislador, sin citar por sus nombres los funcionarios a los cuales estima hay que sustituir.
Presión interna y externa
La presión interna también proviene de los integrantes de su propia tendencia, cuyos integrantes consideran que fueron marginados durante los años que permaneció en el poder Fernández y por eso su grito de ataque es: “Ahora es mi su turno”.
Consideran prudente “limpiar” la administración pública de los llamados leonelistas. A la presión por empleados se suma la del Comité Político, cuyos integrantes en más de un 90 % ocupan puestos en la administración pública y quieren permanecer.
Otra fuente de presión son los partidos aliados que apoyaron a Danilo en las elecciones pasadas y que reclaman con vehemencia colocación en la administración pública, pero internamente hay un movimiento tendente a darle pocos cargos debido a que aportaron poco en las elecciones pasadas.
La mayor presión proviene del Partido Revolucionario Dominicano, que solo aportó 270,445 votos y cuyo presidente, Miguel Vargas Maldonado apoyó por segunda vez consecutiva a Medina en un proceso electoral, lo que fue considerado por sus compañeros como un acto de traición y motivó la fundación del Partido Revolucionario Moderno.
Además del PRD los aliados al PLD son: Movimiento Democrático Alternativo (MODA), Bloque Institucional Social Demócrata, Unión Demócrata Cristiana, Partido Cívico Renovador, Partido de los Trabajadores Dominicanos, Partido Popular Cristiano, Partido Acción liberal, Partido Socialista Verde, Partido Demócrata Institucional, Partido Liberal Reformista, Partido Demócrata Popular, Partido Nacional Voluntad Ciudadana, Partido Revolucionario Independiente, Movimiento de Izquierda Unida y Partido Popular Progresista.
Hilar fino
El presidente Medina se mantiene hermético sobre el futuro gabinete y sortea la presión por los puestos en la administración pública, que cuenta con más de 600 mil empleados de los cuales más de 200 mil pertenecen al régimen de carrera profesional.
A esa cantidad de empleados se suman las llamadas “botellas” y empleados ubicados en las llamadas “nominillas” que existen en todas las instituciones públicas.
Para tener una idea del nivel de botellas en la administración pública, en septiembre del 2015 el canciller Andrés Navarro informó que fueron cancelados 400 cónsules, vicecónsules, secretarios y ministros consejeros que cobraban sin trabajar, en el marco del proceso de reestructuración de esa institución. A esa cifra se suman los 1,200 empleados empleados administrativos que no tenían funciones, añadió.
De por si se considera que la administración pública presenta una gran abultamiento con las llamadas botellas o empleos creados para favorecer a los militantes políticos y además no hay cargos para tantos aspirantes, por lo que una inmensa cantidad recibirá contratas y otras “facilidades” que se traducen en erogación de dinero
Pero el incremento de la nómina, y la entrega de las facilidades y contratas son una contradicción en momentos en que el Gobierno está interesado en incrementar sus ingresos través de una reforma fiscal.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario