miércoles, 29 de junio de 2016

Los chavistas amenazan con pedir al Tribunal Supremo la disolución del Parlamento controlado por la oposición

Nicolás Maduro, en el centro con el brazo levantado, este lunes.“No es nada oficial”, aclaró Bolívar, que tiene un largo historial de idas y venidas entre los dos polos de la política venezolana. Pero el anuncio no parece un asunto menor. A su lado
estaba la segunda vicepresidenta del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV, en el poder), Blanca Eekhout, que escuchaba con atención todas las razones ofrecidas por Bolívar para avalar su propuesta. “La Asamblea Nacional ha usurpado funciones del Ejecutivo, ha traicionado a la patria cuando interviene en la política exterior [reservada al presidente]. Solicitamos, asimismo, que la derogatoria [del Parlamento] venga acompañada de la convocatoria a nuevas elecciones”.
El Gran Polo Patriótico se tomará una semana para discutir la propuesta y anunciará una decisión que supone un paso más en la crisis política del país. La oposición se niega a reconocer al grupo de expresidentes liderado por el exjefe de Gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero, como mediadores en un diálogo respaldado por la comunidad internacional. El Gobierno está convencido de que la petición de un referéndum de revocación del mandato de Nicolás Maduro está llena de irregularidades y parece dispuesto a utilizar al Consejo Nacional Electoral, que controla, para impedir que se celebre este año.
Revocatorio
De momento, ha admitido entre líneas que la oposición ha logrado superar la primera fase del proceso —que consistía en la recogida y validación del 1% de las firmas del padrón electoral— y se prepara para solicitar que la segunda fase —en la que deberán reunir y validar el 20% de las rúbricas inscritas en el padrón— se efectúe en un día. La norma prescribe un plazo de hasta tres días para obtener el consentimiento de los electores.
En ese escenario de mutua desconfianza le tocaría resolver al Supremo, controlado por el chavismo, una petición de disolución del Parlamento. El artículo 236 de la Constitución faculta al presidente para ello en los supuestos establecidos en la Carta Magna. El constitucionalista Gerardo Fernández afirmó que el presidente podría tomar esa decisión después de tres votos de censura intentados contra el vicepresidente durante el mismo periodo. “Cualquier otra decisión representaría un golpe de Estado”, agregó.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario