miércoles, 13 de abril de 2016

Maestra pierde su trabajo por 'perrear' reggaetón muy sensual # VIDEO

La profesora Carla Clarissa, de 24 años de edad, perdió su trabajo por este video en donde aparece bailando reggaetón Guadalajara, México.- "Carla" tiene dos licenciaturas, sabe inglés, italiano y español y, además, conoce lo que es dar clases de matemáticas, ciencias sociales, gramática y spelling bee.
Ha dedicado los últimos tres años de su vida la docencia en preescolar y primaria en un colegio bilingüe de Ciudad Obregón, Sonora, pero aparecer bailando reggaetón en un video que se subió a redes sociales le cambió la vida.
La joven de 24 años, quien prefirió ser identificada como "Carla", se encontraba de vacaciones en Cabo San Lucas durante Semana Santa, cuando el animador de Mango Deck Restaurant, Bar & Beach Club la señaló como concursante de una competencia de baile. Entre vítores y aplausos, así como la complicidad de sus amigas, se convenció a participar.
Sonó entonces "Rompe", de Daddy Yankee, y ella dio sus pasos más atrevidos de este baile. Le danzó a un desconocido que tenía el puesto de "juez", que fue subastado a quien ofreciera más dólares.

La deshinibida maestra colocó sus senos en el rostro del "juez" y posteriormente, sus glúteos, mientras se contoneaba con el ritmo; así, venció a la participante francesa, a la texana, a la capitalina y a otras más para ganar los 260 dólares de premio.

Este video fue subido a Facebook por la página "Más Noticias Baja California Sur", donde comenzó a ganar popularidad.

"Sabía que había celulares, pero nunca imaginé que se hiciera viral e independientemente de eso, no hago nada malo, es un concurso de baile, una cosa como ésta no me define como persona; es mi tiempo libre y estamos en el siglo 21, no es para asustarse, no estoy desnuda, ni teniendo sexo ni mucho menos drogándome o faltándole el respeto a nadie", cuenta "Carla".

Dicho video ha sido visto 80 mil veces y compartido en 600 ocasiones; pero también se popularizó y llegó a Obregón.

"Me parece mal que me hayan grabado con una cámara profesional y que muestren sólo mi baile, sin mi permiso, y que estén lucrando con ese video", narra.

"Aún no regresaba de viaje y esto ya era todo un rollote. Mis amigos me enteraron del asunto; también comencé a tener muchas solicitudes de amistad de hombres desconocidos, que me saludaban y que tenía que ignorar".

Alguien la identificó y de inmediato la relacionaron con su labor de maestra, publicando fotos junto a sus alumnos.

"Me señalaron como inmoral y me dolió mucho que cruzaran esa línea, pues nada tenía que ver mi trabajo, mucho menos las caras de los niños que aparecen en esas fotos".

"Carla" contactó a los responsables del video para pedirles que lo bajaran de su página, pero se negaron a hacerlo; la maestra mostró mensajes de texto en los que alguien que se identifica como Erick Cabrera le advierte que lo bajaría siempre y cuando le mandara 5 mil pesos que le pedía su socia, llamada Sara, por conceptos de "viáticos".

"Están lucrando con mi video y no sé qué hacer, no voy a pagarles por algo que ya se hizo viral, con lo que están ganando y con el que me han hecho pedazos; me han tachado de puta, de que soy inmadura y están definiéndome a través del prejuicio sólo por este momento".

En el restaurante Mango Deck argumentaron que todos los que participan en sus concursos están enterados de que pueden saltar a las redes sociales.

"La situación se salió de control, pues esto no es parte de lo que fomentamos como diversión, no obligamos a nadie a participar de esta manera, si la joven quiso subir y bailar así, es su responsabilidad, ella lo hizo con toda la intención", dice Ricardo Araoz, socio del establecimiento.

El restaurantero asegura que evaluarán no realizar más concursos de este tipo.

Cuando "Carla" volvió a Ciudad Obregón, el video ya era viral en su comunidad y en su entorno profesional. Al regresar al Instituto Cumbre del Noroeste, ya la esperaba la directora del colegio, Leticia Valle, junto con el abogado José Pilar Pérez, quienes le notificaron de las quejas de padres de familia que pedían una sanción por su "conducta inmoral".

La maestra asegura que el representante legal le sugirió que firmara su renuncia "para calmar las cosas", pero le prometió que volvería cuando se enfriara el problema.

"Honestamente no me dieron más opciones, me sentí presionada y atacada, no supe qué hacer más que firmar e irme de ahí lo más rápido que pude", recuerda.

En el Instituto Cumbre niegan esto y su subdirectora Adriana Germán asegura que la joven renunció por "cuestiones personales" y no ahondó más al respecto.

"Carla" dice haber recibido apoyo de familiares, amigos y algunas madres de familia, quienes pretenden reunir firmas para que la reinstalen en su trabajo.

"Soy un ser humano como todos, a veces las personas creen que tu profesión te define y que no tienes vida más allá de eso, que no tienes familia, ni amigos ni mucho menos tiempo libre; no todos somos santos, no se puede juzgar a una persona por un acto ni mucho menos poner en tela de juicio la reputación y tu trabajo por algo así", expresó.

Edición: Emmanuel Martínez Nieto

No hay comentarios.:

Publicar un comentario